La Unión Europea y Chile celebran el 20° Aniversario de su Acuerdo de Asociación

UE Chile

Hoy celebramos el 20° Aniversario del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Chile, firmado en Bruselas el 18 de noviembre de 2002. Este acuerdo está basado en tres pilares - diálogo político, cooperación y comercio - y fue uno de los convenios más extensos, profundos y modernos firmados en aquel entonces.

El Acuerdo permitió intensificar el diálogo político entre la Unión Europea y Chile, y fomentar una mayor coordinación en foros multilaterales globales y regionales. Avanzamos juntos en la defensa de nuestros valores compartidos, como la democracia, los derechos humanos, la acción climática o la promoción del multilateralismo frente a un mundo cada vez más complejo.

En los últimos 20 años, el comercio bilateral entre la Unión Europea y Chile se ha duplicado y las exportaciones chilenas a la Unión Europea se han diversificado ampliamente. Hoy, más del 40% de las empresas chilenas que exportan a la Unión Europea son pequeñas y medianas empresas (PYMEs) y se ha aumentado significativamente el valor añadido de los productos. La Unión Europea es el tercer socio comercial y el primer inversionista extranjero, una prueba del compromiso con el desarrollo económico de Chile.

Nuestra cooperación en el marco del Acuerdo de Asociación también se tradujo en iniciativas de fomento del comercio sostenible, de la igualdad de género, digitalización, el empleo y la educación, con una participación amplia de la sociedad civil chilena.

El Embajador de la Unión Europea en Chile, León de la Torre Krais, resaltó que “el Acuerdo de Asociación marcó un hito en nuestra relación bilateral, que permitió estrechar nuestros vínculos mucho más allá de nuestra historia y cultura compartidas, involucrando a todos los actores: gobiernos, sector privado, universidades y sociedad civil”.

Seguiremos fortaleciendo nuestra relación atendiendo a las demandas de nuestra ciudadanía en Europa y Chile y frente a los desafíos actuales, tanto regionales como globales, especialmente ante un escenario de amenaza a los principios básicos de nuestra convivencia pacífica.

Veinte años después, tenemos una oportunidad de ir más allá con un Acuerdo de Asociación modernizado, un convenio de última generación con nuevas metas en la cooperación política, la transición ecológica, los derechos laborales, la igualdad efectiva de género, la inclusión social, la nueva realidad tecnológica y cibernética, la participación y la transparencia.

El nuevo acuerdo, que esperamos concluir próximamente, marcará un nuevo capítulo auspicioso en la historia del estrecho partenariado entre la Unión Europea y Chile sobre lo construido en los últimos 20 años y para las próximas décadas.