Page language:
Not specified

ACNUR, la Unión Europea y el Municipio de Santa Catarina inauguran parque que fomentará la inclusión de las personas refugiadas

24.01.2022
México

Crear espacios públicos donde la convivencia sea inclusiva y segura para todas las personas contribuye en crear comunidades fuertes. La mejor forma de proteger a las personas refugiadas, así como las comunidades donde viven, es la inclusión.

La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, y la Unión Europea, remodelaron un parque recreativo y deportivo en la colonia El Mirador del Municipio de Santa Catarina, Nuevo León, con el fin de contribuir a la coexistencia pacífica entre la comunidad local y refugiada. Este proyecto urbano se encuentra ubicado en las cercanías del próximo albergue de Casa Monarca, que buscará recibir a personas que han salido de su país a causa de la violencia o la persecución.

La prioridad del proyecto es promover la sana convivencia entre todas las personas, creando espacios que puedan beneficiar a quienes los utilicen de manera cotidiana y crear lugares dignos, de tal forma que esto fomente la inclusión de aquellas personas que acudan a las instalaciones. Esta remodelación representa una inversión de cerca de tres millones de pesos y es una forma de reconocer que, con el trabajo conjunto entre autoridades gubernamentales, organismos internacionales y comunidades locales, podemos coadyuvar por el bienestar de todos y todas.

El parque está integrado por una cancha de fútbol, un islote de acondicionamiento físico para adultos, espacios de recreación para niñez y un espacio techado para la convivencia, al tiempo que responde al modelo de parques que se encuentran en este el municipio. Además, el espacio fomentará actividades recreativas y de integración que puedan ser lideradas por organizaciones de la sociedad civil u organismos internacionales.

El parque fue inaugurado por el Alcalde de Santa Catarina, Jesús Nava, el Embajador de la Unión Europea en México, Gautier Mignot, y Giovanni Lepri, Representante de ACNUR en México.

“Desde 2016, más de 15,000 personas refugiadas han sido reubicadas de manera ordenada del sur del país a ciudades del centro y del norte con mejores condiciones para su integración. Los esfuerzos de Santa Catarina y otros municipios de la Zona Metropolitana de Monterrey son fundamentales para fomentar la convivencia entre la población local y la población refugiada y lograr una inclusión plena”, comentó Lepri.

El Embajador de la Unión Europea en México, Gautier Mignot, destacó que el proyecto es un excelente ejemplo de cooperación entre la Unión Europea, ACNUR y las autoridades locales, que busca crear espacios sanos y pacíficos, mejorando así el entorno local y la calidad de vida de todos sus habitantes. “En Europa hemos constatado que las personas migrantes y refugiadas aportan valor a las economías y sociedades europeas.”

“Los espacios compartidos los consideramos como un lugar idóneo y correcto para hacernos conocer como realmente somos, sin miedo de ser discriminados y para dar y recibir todo el apoyo en nuestro alcance como personas refugiadas, y hacer buen uso de ellos. Sepan que toda la comunidad en movilidad podrá verse beneficia de estos espacios” explicó Jenner Muñoz, representante de la comunidad refugiada en nuevo León.

Asimismo, el alcalde municipal, Jesús Nava subrayó que la inauguración del parque es un primer paso para combatir los problemas y demostrar nuestra solidaridad con los grupos vulnerables. “Agradezco a todas y todos los que hicieron posible esto, organizaciones civiles, organismos gubernamentales y comunidad local. Muchísimas gracias porque además de inaugurar un espacio seguro, estamos construyendo una generación de igualdad” concluyó Nava.  

Al cierre de 2021, se recibieron alrededor de 3,600 nuevas solicitudes de asilo en Nuevo León, hechas en su mayoría por personas de Honduras, El Salvador y de manera reciente de Haití. El ACNUR en Nuevo León vinculó a casi 1500 personas a empleo en 2021 y mantiene una tasa de inserción escolar de 77% para las personas refugiadas proponiendo así soluciones duraderas.

Crear espacios públicos donde la convivencia sea inclusiva y segura para todas las personas es crear comunidades fuertes. Para el ACNUR la inclusión es la mejor forma de proteger a las personas refugiadas y a sus comunidades.