Borrell visita América Latina: es hora de reactivar la cooperación

07.11.2021

Tan lejos y, a la vez, tan cerca. La región de América Latina y el Caribe es una parte del mundo con la que tenemos una gran afinidad política, histórica y cultural, y a la que nos unen lazos institucionales y económicos muy importantes. En el primer viaje a la región efectuado bajo su mandato, el alto representante de la Unión, Josep Borrell, ha visitado el Perú y Brasil, dos socios latinoamericanos clave para la UE, con un objetivo claro: dar un nuevo impulso al compromiso de la UE con América Latina y el Caribe (ALC).

 

¿Por qué la región de América Latina y el Caribe es importante para la Unión Europea? Compartimos siglos de historia y, sobre todo, numerosos valores comunes. Las empresas europeas han invertido en América Latina más que en China, Japón, Rusia y la India juntos. Somos su principal socio para el desarrollo. Esta región representa el 50 % de la biodiversidad mundial. Además, tiene un enorme potencial de crecimiento. Las dos regiones han desarrollado una de las asociaciones más integradas, habiendo celebrado veintisiete acuerdos de asociación, comerciales o políticos y de cooperación. Esta asociación reviste una gran importancia geoestratégica, ya que los países de la UE y ALC representan más de un tercio de la totalidad de los miembros de las Naciones Unidas, e impulsa un orden multilateral fuerte y basado en normas y una respuesta internacional ambiciosa a cuestiones de interés mundial como el desarrollo sostenible, el cambio climático, los derechos humanos y el comercio justo y libre.

 

Si Europa quiere tener influencia como actor geopolítico, debe prestar más atención a América Latina y el Caribe (Josep Borrell)

 

Durante su visita de dos días al Perú, Borrell mantuvo conversaciones con el ministro de Relaciones Exteriores del Perú, Óscar Maúrtua, y fue recibido por el presidente de la República, Pedro Castillo, y por la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva. Se reunió asimismo con el ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke, el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Roberto Sánchez, varios gobernadores regionales y representantes de la sociedad civil.

Con el canciller Maúrtua, el alto representante y vicepresidente (AR/VP) anunció la inminente puesta en marcha de un proyecto conjunto para luchar contra la violencia de género y la firma de un convenio de cooperación relacionado con el seguro médico universal con una dotación de 14 millones de euros, así como la firma de un memorándum de entendimiento en materia de diálogo político y cooperación sectorial. También acordaron en principio el texto de un acuerdo para la participación de las fuerzas armadas peruanas en las misiones y operaciones de la UE en todo el mundo. Anunciaron asimismo la pronta aprobación del programa de cooperación de la UE con el Perú para los seis próximos años (2021-2027).

La UE y el Perú firmaron un acuerdo marco de cooperación en 2002 y un memorándum de entendimiento en 2009 que prevé un mecanismo de consultas bilaterales de alto nivel. Esta asociación trata diversos ámbitos de colaboración, como el crecimiento sostenible e integrador, el medio ambiente, los derechos humanos y la democracia, la seguridad y la defensa, la lucha contra el tráfico ilícito de drogas y la migración. La UE y el Perú tienen un acuerdo comercial global desde 2012 (aplicado provisionalmente desde 2013), que abre sustancialmente los mercados en ambas partes y cuyo objetivo es crear unas condiciones más transparentes y estables para el comercio y la inversión. El acuerdo comercial incluye compromisos en materia de desarrollo sostenible y un diálogo sistemático con la sociedad civil del Perú y de la UE sobre su aplicación. Desde 2016, los ciudadanos peruanos también disfrutan de una exención de la exigencia de visado de corta duración para viajar al espacio Schengen.

https://twitter.com/JosepBorrellF/status/1455657628340736000

Como destino final de su viaje a América Latina, Borrell viajó a Brasil, siendo el primer alto representante de la Unión en visitar el país en nueve años. «He venido a reafirmar la importancia estratégica que, en la Unión Europea, concedemos a nuestras relaciones con América Latina, y con Brasil en particular», declaró Borrell tras mantener una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Alberto Franco França. Firmaron un memorándum de entendimiento sobre cooperación internacional que permitirá a Brasil y la UE aunar fuerzas en proyectos con otros países socios para contribuir a la aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

https://twitter.com/JosepBorrellF/status/1456330903861485569

También se reunió con el presidente Jair Bolsonaro, con el que intercambió opiniones sobre el medio ambiente y el clima, así como sobre la recuperación tras la pandemia. Borrell destacó la importancia de la UE y Brasil como actores mundiales.

El AR/VP hizo una parada en São Paulo para reunirse con representantes del sector empresarial, donde destacaron la importancia de las relaciones comerciales entre la UE y Brasil y analizaron las claras ventajas que el acuerdo UE-Mercosur podría comportar para los ciudadanos de ambos lados, también en lo que se refiere a la ecologización de nuestras cadenas de valor, la transformación digital y la seguridad.

Brasil fue uno de los primeros países en entablar relaciones diplomáticas con la UE, y nuestra asociación es larga y sólida. Somos el principal inversor en Brasil y su segundo mayor socio comercial. Brasil es el mayor exportador de productos agrícolas y alimentarios a la UE y nuestro mercado más grande e importante en América Latina. La cooperación en los foros multilaterales también ocupa un lugar destacado en las relaciones de la UE con Brasil, que asumirá su undécimo mandato como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para el bienio 2022-2023.

Asociación UE-Perú: colaborar en aras de lograr una recuperación justa tras la COVID, la transición ecológica y un Estado de Derecho más fuerte

La UE y el Perú colaboran para hacer frente a retos comunes como la lucha contra la pobreza y la injusticia social, pero también el cambio climático, la transición ecológica, el narcotráfico y la recuperación posterior a la pandemia de COVID. Con subvenciones por valor de 81 millones de euros asignadas entre 2014 y 2020, la UE es el principal proveedor de cooperación para el desarrollo sostenible del Perú. La cooperación entre la UE y el Perú para 2021-2027 con arreglo al instrumento Europa Global se centrará en tres ámbitos prioritarios: la gobernanza y el Estado de Derecho, la transición circular y el desarrollo humano y la inclusión social.

Afrontar las consecuencias de la COVID-19 y garantizar una recuperación sostenible y socialmente integradora es una de las máximas prioridades de la Unión Europea. La UE es el segundo proveedor de vacunas al Perú (3 millones de dosis exportadas), y el Equipo Europa ha comprometido 3 000 millones de euros para ayudar a los más vulnerables a hacer frente a las consecuencias de la pandemia en la región de América Latina y el Caribe. Un buen ejemplo de ello es el proyecto de la OIT financiado por la UE relativo al refuerzo de la protección social frente al desempleo en Perú, cuyo objetivo es institucionalizar un mecanismo de protección en el país en estrecha cooperación con los Ministerios de Trabajo y de Finanzas.

Durante su reunión, el canciller Maúrtua y el AR/VP Borrell anunciaron la inminente puesta en marcha de un importante proyecto de cooperación contra la violencia de género, otro asunto que preocupa a ambas partes. En la actualidad, la UE imparte formación a instituciones peruanas fundamentales que trabajan para poner fin a la violencia contra las mujeres, y financia proyectos centrados en la igualdad de género y la participación de las mujeres en el mercado laboral, como «Las mujeres con talento», que Borrell visitó en el barrio limeño de Chorrillos.

El AR/VP Josep Borrell en su visita a un proyecto financiado por la UE sobre el empoderamiento de las mujeres en Lima (Perú).

Impulsar una transición ecológica también ocupa un lugar destacado en la agenda para la cooperación: tanto la UE como el Perú aspiran a ser climáticamente neutros de aquí a 2050, y la UE apoya la acción ecológica, climática y medioambiental en el país andino. La UE, por ejemplo, está aplicando un programa de desarrollo económico regional en siete regiones que se benefician de proyectos piloto innovadores sobre bajas emisiones, bioseguridad, cadena de valor ecológico competitiva y ecoturismo sostenible.

La UE y el Perú también colaboran en la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada. El programa de la UE ELPAcCTO, dotado con 17 millones de euros y ejecutado en cooperación con las autoridades peruanas, proporciona asistencia técnica para mejorar la inteligencia policial y reforzar la cooperación entre los sistemas político, penitenciario y judicial del Perú y la UE. Esto ha facilitado la reciente adhesión del Perú a Ameripol, la Comunidad de Policías de América, que permitirá mejorar las operaciones policiales contra la delincuencia organizada transnacional, el intercambio de información y la creación de equipos conjuntos de investigación.

Asociación UE-Brasil: aunar fuerzas para la recuperación tras la COVID, la transición ecológica, la transformación digital, la cooperación académica, los derechos humanos…

Brasil y la UE mantienen relaciones muy sólidas y únicas basadas en una Asociación Estratégica integral iniciada en 2007, que abarca una serie de cuestiones como el cambio climático, la energía sostenible, la lucha contra la pobreza, el proceso de integración en el Mercosur, la estabilidad y la prosperidad en América Latina. Brasil es un socio clave para impulsar el Pacto Verde, la transición digital, la ciberseguridad y los derechos humanos y para lograr una recuperación económica sostenible e integradora de la pandemia.

Desde el comienzo de la pandemia, la lucha contra la COVID-19 y los esfuerzos por garantizar una recuperación sostenible y socialmente integradora han ocupado el centro de lacooperación UE-Brasil. Equipo Europa apoyó 70 acciones para prevenir y combatir la pandemia, con un importe de 22,6 millones de euros en subvenciones, incluidas campañas de información, cestas de alimentos básicos y productos higiénicos. La UE también movilizó 635 millones de euros en préstamos a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para apoyar los programas de ayuda de emergencia del Gobierno de Brasil o para apoyar la recuperación económica de microempresas y pequeñas empresas en el nordeste de Brasil.

El apoyo a la recuperación sostenible a largo plazo de ALC será el eje de los nuevos programas con arreglo al nuevo programa de asistencia Europa Global de la UE, con unos 3 400 millones de euros disponibles para la región durante el período 2021-2027. En el marco de este programa se definirán iniciativas concretas de cooperación con Brasil, como las denominadas iniciativas del Equipo Europa sobre «Bosques tropicales» y «Ciudades sostenibles e inteligentes» y una iniciativa del Equipo Europa y Brasil sobre «Transformación digital».

La cooperación UE-Brasil en materia de transformación digital ha dado un gran salto adelante con la inauguración, en junio de 2021, del cable submarino de fibra óptica EllaLink, una infraestructura conjunta que conecta Brasil y Portugal con la primera conexión directa de fibra de alta capacidad entre Europa y América del Sur, y prepara nuestros dos continentes para una nueva era de cooperación digital.

La UE y Brasil también colaboran para hacer frente a la crisis migratoria y de refugiados de Venezuela. En Brasil, el mayor país de acogida, la financiación de la UE, canalizada a través del ACNUR y otras agencias de las Naciones Unidas, se centra en apoyar los esfuerzos del Gobierno por recibir, proteger e integrar a las comunidades venezolanas y responder a la COVID-19. El AR/VP Josep Borrell tuvo la oportunidad de comprobarlo por sí mismo en su visita a un centro de refugiados financiado por la UE.

Los derechos humanos y, en particular, el empoderamiento de las mujeres en Brasil, es otro tema importante de la agenda para la cooperación. Durante su viaje, el AR/VP mantuvo un encuentro con un grupo de mujeres defensoras de los derechos humanos en el cual fue testigo del impacto sobre el terreno que tienen los proyectos de asociación entre la UE y ONU Mujeres llevados a cabo en el país. Esta iniciativa procede de un programa consolidado de diálogo y cooperación entre la UE y Brasil para promover y proteger conjuntamente los derechos humanos. En este sentido, tanto Brasil como el AR/VP recordaron la importancia de la décima edición del diálogo UE-Brasil sobre derechos humanos, que tendrá lugar en Brasil a finales de noviembre, y de la visita a este país del representante especial de la Unión Europea para los derechos humanos, Eamon Gilmore, que copresidirá este diálogo.

La UE y Brasil también mantienen una sólida cooperación académica, que incluye la movilidad de estudiantes, personal e investigadores. Entre 2015 y 2019, se produjeron más de 2 400 intercambios entre los dos territorios. Brasil es el socio más importante de la UE en América Latina y el Caribe, ya que representa el 25 % de la participación total de la región ALC en el programa Horizonte 2020.


Ver también