Vacunar al mundo: entre promesas y realidades

Blog del AR/VP — Un año y medio tras el inicio de la campaña de vacunación contra la COVID-19, la UE puede estar orgullosa de lo que ha logrado a la hora de contribuir a la vacunación en todo el mundo, especialmente, en los países de renta baja y media. Lo que ha conseguido la UE contrasta con lo que han hecho China y Rusia, más allá de su ruidosa «diplomacia vacunal».

Covid vaccines

«La UE puede estar orgullosa de lo que ha logrado a la hora de contribuir a la vacunación en todo el mundo. Hemos exportado muchas más vacunas contra la COVID-19 que cualquier otra potencia mundial».

 

La pandemia de COVID-19 aún no ha terminado y cada día se detectan más de 500 000 casos activos. Sin embargo, en casi todas partes, el tema ha pasado a un segundo plano, sustituido por las consecuencias de la guerra de agresión de Vladímir Putin contra Ucrania y el fuerte aumento de los precios de la energía y los alimentos que esta ha provocado.

 

En 2021, China y Rusia emprendieron una activa campaña de «diplomacia vacunal»

El desinterés creciente por la pandemia también ha desviado la atención de la cuestión de las vacunas. Recordarán que, en 2021, el tema no solo dominaba los titulares, sino que también las relaciones internacionales giraban en torno a él y las principales potencias, en particular China y Rusia, llevaron a cabo una activa campaña de «diplomacia vacunal» para extender su influencia mundial prometiendo suministrar vacunas al mundo.

 

Nosotros optamos por actuar en un marco multilateral, apoyando el Mecanismo COVAX, por tanto, la bandera europea no siempre figuraba en cada uno de los lotes de vacunas suministrado gracias a nosotros.

 

A este respecto, a menudo se criticó a Europa por no esforzarse lo suficiente. Desde el principio, optamos por actuar en un marco multilateral, apoyando el Mecanismo COVAX puesto en marcha por la OMS para, de manera conjunta, adquirir vacunas y suministrarlas a los países de renta baja y media. Por tanto, la bandera europea, a diferencia de otras, no siempre figuraba en cada lote de vacunas suministrado gracias a nosotros.

Un año y medio tras el inicio de las campañas de vacunación, si hacemos balance, como han hecho recientemente los servicios del SEAE basándose en los datos recopilados por las instituciones multilaterales, la UE ha sido, con diferencia, el mayor exportador de vacunas del mundo. Con 2 200 millones de dosis suministradas a 167 países, hemos exportado casi el doble de vacunas que China, 3 veces más que los Estados Unidos y 20 veces más que Rusia.

 

La UE ha sido, con diferencia, el mayor exportador de vacunas. Hemos exportado casi el doble que China, tres veces más que los Estados Unidos y veinte veces más que Rusia.

 

De estos 2 200 millones de dosis exportadas, 475 millones se donaron a 104 países —405 millones a través del COVAX y 70 millones de forma bilateral— en particular a los Balcanes Occidentales y la Asociación Oriental. Con respecto a las donaciones, los Estados Unidos nos superaron ligeramente, con 542 millones de dosis donadas a 117 países. Sin embargo, es un hecho que hemos donado muchas más vacunas que China (solo 130 millones de dosis a 95 países, y Rusia (apenas 1,5 millones de dosis a 19 países).

 

La UE también está ayudando a desarrollar la producción de vacunas en África.

No solo hemos exportado y donado vacunas sino que también hemos ayudado a desarrollar la producción de vacunas en África: el año pasado, la UE y sus Estados miembros e instituciones financieras comprometieron más de mil millones de euros para financiar este desarrollo. La Unión Africana quiere que, de aquí a 2040, el 60 % de las vacunas utilizadas en el continente se produzcan en África, y la UE apoya plenamente este objetivo. Ya este año, se instalarán dos fábricas en Ruanda y Senegal, y se prevé que la producción comercial comience en 2023. También estamos colaborando estrechamente con el Instituto Biovac de Sudáfrica y con nuestros socios de Ghana.

China ha sido el segundo proveedor comercial de vacunas contra la COVID-19 a escala mundial, pero ha donado tres veces menos vacunas que la UE y los EE. UU., respectivamente. China participa en el Mecanismo COVAX y le ha vendido 226 millones de dosis, pero no le ha donado ninguna vacuna. Por otra parte, y es fundamental, China no ha suministrado ninguna vacuna de ARN mensajero, que ha demostrado ser la herramienta más eficaz contra el coronavirus, también para las nuevas variantes.

 

La diplomacia vacunal rusa ha sido un fracaso total y ya era así antes de la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania.

 

La diplomacia vacunal rusa ha sido un fracaso total y ya era así antes de la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania. En agosto de 2020, el presidente Putin anunció que Rusia había aprobado la primera vacuna contra la COVID-19, denominada «Sputnik V». Sin embargo, al aprobarse antes de pasar a la fase III de ensayos clínicos obligatorios, se vulneraron los protocolos internacionales pertinentes, con lo que se destruyó su reputación desde el principio, incluso en Rusia, como demuestra el alto grado de reticencia frente a la vacunación. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) no han aprobado nunca Sputnik V, principalmente debido a la falta de transparencia de los laboratorios rusos.

Sputnik V fue objeto de una gran promoción mediante una campaña de marketing profesional internacional y Rusia obtuvo contratos comerciales para cerca de 800 millones de dosis de Sputnik V. Sin embargo, hasta la fecha, solo ha entregado 108 millones de dosis, es decir, menos del 15 %. Esto ha provocado una fuerte irritación entre los Gobiernos extranjeros, algunos de los cuales están cancelando sus contratos públicos (por ejemplo, Guatemala). Muchos acuerdos de adquisición también estaban condicionados a la aprobación de la OMS, cosa que no va a suceder.

Rusia ha firmado asimismo acuerdos de producción con no menos de veintitrés países para producir Sputnik V, pero solo unos pocos de ellos han comenzado la producción efectiva, debido a retrasos en el suministro de materias primas. Tras el inicio de la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania, se ha incrementado el número de contratos de producción cancelados. Rusia es uno de los pocos países que ha permanecido completamente al margen del Mecanismo COVAX, sin desempeñar ningún papel significativo en la donación de vacunas. En pocas palabras podría decirse que la diplomacia vacunal de ambos países se resume en «grandes expectativas y promesas incumplidas».

 

En pocas palabras podría decirse que la diplomacia vacunal de ambos países se resume en «grandes expectativas y promesas incumplidas».

La India es otro actor importante en el ámbito de las vacunas. En la fase inicial del despliegue de las vacunas, la India estuvo a la altura de su reputación de «farmacia del mundo» al producir masivamente la vacuna AstraZeneca en el mayor centro mundial de producción de vacunas, el Serum Institute of India (SII), en Pune. La versión india de la vacuna pasó a conocerse como Covishield, a la que posteriormente se unió la primera vacuna desarrollada por la propia India, Covaxin. Ambas se incluyeron en la lista de uso en emergencias de la OMS.

 

La India suspendió todas las exportaciones de vacunas en abril de 2021

Sin embargo, en vista del aumento de la pandemia en el país, la India suspendió todas las exportaciones de vacunas en abril de 2021. Esta decisión creó un gran problema para el Mecanismo COVAX, que en aquel momento dependía casi exclusivamente de la vacuna de AstraZeneca. La prohibición de exportación de vacunas desde la India no se levantó hasta octubre de 2021. Desde entonces, las exportaciones de vacunas de la India no se han recuperado realmente, ya que solo se han exportado 230 millones de dosis a 100 países, de las cuales 15 millones han sido donadas.

En resumen, con respecto a las vacunas contra la COVID-19, la UE puede sentirse orgullosa por muchos motivos. No solo hemos conseguido vacunar a nuestra propia población contra la COVID-19 en un corto período de tiempo, sino que también hemos sido el mayor exportador mundial de vacunas y el segundo mayor donante a los países de renta media y baja. Hemos hecho mucho más en este ámbito que China y Rusia juntas. Apoyándose en esta sólida experiencia, la UE seguirá respaldando el acceso a las vacunas en todo el mundo, en particular ayudando a África a producirlas.

HR/VP box
HR/VP Josep Borrell cartoon

"Una ventana al mundo" - Blog del Alto Representante de la UE / Vicepresidente de la Comisión Europea Josep Borrell

Blog de Josep Borrell sobre sus actividades y la política exterior europea. También puede encontrar aquí entrevistas, artículos de opinión, discursos seleccionados y vídeos.